“Mi mujer quiere un parto natural”

acompañante-en-el-parto-blog

Cuando una mujer decide dar a luz de forma natural, sin analgesia ni intervenciones médicas, ya sea en el hospital o en casa, su pareja puede hacer tres cosas: una de ellas es estar totalmente de acuerdo con la futura mamá, animándola y apoyándola, acompañándola en el viaje de buscar información, preparándose juntos; otra es respetar su decisión, aunque no esté del todo de acuerdo, en parte resignándose; y la tercera opción es asustarse y suplicarle que opte por otro tipo de parto.

¿De quién es la decisión del tipo de parto? Fundamentalmente de la mujer. Aun así, la opinión de la pareja cuenta. Por ejemplo, si una mujer se plantea dar a luz en casa, y su pareja no lo ve nada claro, quizás pueden hablar e intentar encontrar un punto medio como por ejemplo un parto natural en el hospital. Pero si la ilusión de su vida es dar a luz de esa forma, quizás su pareja deba adaptarse y creer en ella.

Del mismo modo en que cada mujer es un mundo, cada hombre también lo es. Algunos estarán totalmente implicados en el proceso y otros asistirán porque la sociedad así lo determina, pero en realidad preferirían tele-transportarse a otra galaxia mientras dure el parto. Es importante que el padre (o la otra madre en caso de parejas homosexuales, o la persona que la acompañe) entienda cuál es su papel y lo asuma, y sea capaz de gestionar sus emociones. Es una parte muy importante de la historia y su papel como acompañante es esencial.

Por este motivo consideramos que no es suficiente que la madre se prepare para el parto. Será un capítulo muy importante en las vidas de ambos, y por tanto deben prepararse los dos. Cada uno encuentra la manera: libros, clases, ejercicios, lecturas varias… siendo ideal compartir este proceso.

En nuestro curso online hemos dedicado una clase al papel del acompañante en el parto. Daremos aquí una serie de consejos, sobre todo enfocados a partos fisiológicos o naturales, sin analgesia epidural ni intervenciones médicas:

  • Durante el embarazo, es aconsejable hablar de las diferentes opciones que se contemplan, y que el padre (u otro acompañante) conozca los deseos de su pareja y entienda la importancia que éstos tienen para ella.

  • Durante el trabajo de parto, el acompañante será el nexo de comunicación con el personal sanitario y se encargará de la documentación y de la burocracia al ingresar en el hospital. Su apoyo emocional será crucial, y deberá ayudar a la mujer a adoptar posturas favorables o a aliviar el dolor mediante técnicas como el masaje lumbar.

  • masaje lumbar
  • No debe sentir pena ni lástima por su mujer, ni pensar “pobre, cómo sufre”. La mujer de parto no está sufriendo, está pariendo. Ha elegido ese tipo de parto por convicción, es lo que ella quiere. Sí, tiene dolor, parir duele, y probablemente grite o tenga cara de dolor. Es un dolor diferente al dolor del sufrimiento, y no se va a morir de ese dolor. Solo es dolor físico… el corazón está feliz. Si todo marcha bien, hay que aliarse con el dolor en lugar de luchar contra él.

  • Muchas mujeres, cuando llegan a una dilatación de unos 9 centímetros, entran en un punto de inflexión y creen que no pueden más. Las contracciones han cambiado y entra en un mundo desconocido hasta ahora. El bebé debe bajar por el canal del parto y eso se nota diferente. En este punto, el acompañante puede apoyarla a continuar y animarla. Algunos hombres, abrumados por los rictus de dolor y por el cansancio, empujan a la mujer hacia su zona de confort, y le sugieren que pida anestesia. ¿Era eso lo que realmente quería ella? Es importante mantener el tipo y brindar un gran apoyo, sin obligar a continuar a la mujer que ha cambiado realmente de idea, pero a su vez sin animar a tirar la toalla antes de tiempo… son cosas que en un futuro pueden crear reproches.

  • Si en algún momento lo necesita, el padre puede salir un momento a tomar el aire. Un parto es emocionalmente intenso, sobre todo si la que está dando a luz es la persona a la que más quieres, y respirar hondo unos minutos puede ser necesario.

  •  Algunas mujeres necesitan mucho contacto físico, masaje, saber que su pareja está allí. En cambio otras prefieren tener más espacio vital. Es importante la comunicación no verbal entre ambos miembros de la pareja para que el padre sepa reconocer los deseos de la madre en cada momento. No debe ofenderse si la mujer desea estar sola a ratos, o no le hace demasiado caso. Las mujeres, sobre todo al final del parto, están en un estado de semi-desconexión del mundo que algunos llaman “Planeta Parto”.

¿Qué ocurre tras el parto? El padre tiene un papel fundamental en el posparto, en el establecimiento del vínculo afectivo y de la lactancia. No todo es dar el pecho, y aunque no pueda alimentar al bebé sí que lo puede cuidar, acunar, cambiar, etcétera. Y también es sumamente importante que cuide a la madre. Dedicaremos otro artículo, más adelante, al papel del padre ( o acompañante) en el posparto.

By | 2017-05-30T11:16:49+00:00 28 mayo, 2014|0 Comments

About the Author:

Médico Especialista en Obstetricia y Ginecología en el Hospital General de Catalunya. Madre y Blogger. Me encanta escribir, y me apasiona acompañar a las mujeres en su viaje más bonito.

Leave A Comment

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies