PARTO INDUCIDO – VERDADES Y MITOS II

Home/noticias/PARTO INDUCIDO – VERDADES Y MITOS II

PARTO INDUCIDO – VERDADES Y MITOS II

anestesista

Tras iniciar el tema en el post anterior, esta semana continuamos hablando sobre el parto inducido. Recordemos que cuando inducimos un parto lo hacemos porque por el motivo que sea necesitamos poner fin al embarazo, y activamos el motor del parto con medicación (oxitocina o prostaglandinas según cómo esté el cuello del útero, como explicamos la semana pasada). Seguimos pues resolviendo interrogantes al respecto.

¿La inducción del parto tiene efectos secundarios? ¿Es cierto que un parto inducido duele más que cuando se desencadena de forma espontánea?

El principal efecto secundario de una inducción es que no funcione, y que por tanto sea necesaria una cesárea, como hemos explicado.

Las contracciones producidas por la oxitocina intravenosa pueden ser más intensas y dolorosas que las espontáneas, y más si añadimos la rotura de la bolsa. Esto hace que en la mayoría de inducciones se utilice analgesia epidural, pero la decisión final es de la mujer. Pero la inducción no debe asociarse a tortura ni a sufrimiento, y siempre se utilizan dosis bajas al inicio y se administra analgesia epidural cuando el trabajo de parto ya está establecido.

Cualquier parto es más doloroso cuando no hay libertad de movimiento. Aunque se requiera monitorización del latido del bebé y de las contracciones, determinadas posturas o movimientos son totalmente compatibles con ella y ayudarán a que la madre esté más confortable.

En nuestros cursos online obtendrás toda la información que necesitas alrededor del proceso del parto, sea espontáneo o inducido, natural, con epidural, único o múltiple… te explicamos posturas, respiraciones, métodos de control del dolor, fases del parto, alumbramiento… 

Un parto inducido no es un parto natural… ¿puedo tomar decisiones?

En el momento en el que estamos induciendo el parto, éste deja de ser un proceso natural. Pero esto no significa que no podamos disfrutar el momento ni tomar decisiones al respecto.

Para ello, podemos igualmente presentar un Plan de Parto para transmitir nuestros deseos y voluntades al personal que nos va a atender. Evidentemente no tiene mucho sentido pedir que no se utilice oxitocina ni se rompa la bolsa amniótica cuando se trata de activar el proceso que no ha empezado de manera natural. Si no hacemos nada, el parto no se iniciará. Pero la mujer puede decidir si utilizar o no analgesia epidural, si le gustaría tener libertad de movimientos antes de que se le administre anestesia, o elegir en qué postura dar a luz. Y no tiene por qué haber más episiotomías en un parto inducido que en uno espontáneo.

Y, sobre todo, un parto inducido no está reñido con un contacto inmediato piel con piel (si no hay ningún problema médico que obligue a lo contrario) ni con un inicio precoz de la lactancia.

¿Es cierto que la leche tarda más en subir?

La subida de la leche depende principalmente de la succión del bebé. Si ésta es correcta y se inicia tras el alumbramiento, no encontraremos diferencias entre partos inducidos y espontáneos.

Cómo se encuentra la madre a nivel físico y emocional es importante de cara a la subida de la leche. Si la madre ha vivido la inducción con miedo y ha tenido una mala experiencia liberará menos oxitocina que si ha tenido una vivencia positiva del momento.

¿Me puedo negar a una inducción?

El principio de autonomía del paciente hace que éste deba consentir cualquier intervención o procedimiento médico. Así pues, una mujer se puede negar a una inducción de parto, pero siempre siendo debidamente informada de los pros y contras en su caso individual. Cuando hay un motivo médico, la inducción se plantea por la seguridad de la madre y del bebé, para evitar complicaciones en caso de continuar el embarazo. Si la madre no consiente la inducción, está asumiendo los riesgos que esto implica, así que hay que tenerlo muy claro.

Diferente es cuando los motivos son de tipo social, por cuestiones logísticas. Éstas quizás no son imprescindibles, y la mujer es libre de aceptar la inducción o de optar por esperar. Lo importante es que haya diálogo entre médico y paciente, que la información se exponga de manera clara y objetiva, sin coaccionar ni presionar a nadie.

Así pues, ¿tan mala es una inducción?

Evidentemente siempre es mejor que el parto se desencadene de manera espontánea y que el proceso sea lo más fisiológico posible. No se puede banalizar un parto inducido como si fuese lo mismo, y debería existir un motivo médico siempre. Pero si por lo que sea es necesaria una inducción, ¡que no cunda el pánico!

recien-nacido-posparto

Quizás no es lo que nos imaginábamos en un inicio, pero una inducción no implica necesariamente dolor insoportable, estar tumbada horas y horas en una cama, fórceps, episiotomía, cesárea… sí que puede durar más horas y resultar cansada, y aumentar las probabilidades de cesárea, pero también las hay que funcionan. Y hay mujeres que tienen vivencias muy positivas y bonitas a pesar de haber necesitado una inducción. No todo es blanco o negro… y la tonalidad de grises es muy variopinta según desde dónde se mire.

 

 

By | 2019-06-14T20:22:02+00:00 28 septiembre, 2015|12 Comments

About the Author:

Médico Especialista en Obstetricia y Ginecología en el Hospital General de Catalunya. Madre y Blogger. Me encanta escribir, y me apasiona acompañar a las mujeres en su viaje más bonito.

12 Comments

  1. Marina 22 junio, 2019 at 07:50 - Reply

    A mi me pusieron una cinta que no sé cómo se llama, y empecé a tener contracciones en al momento, cada 2 minutos, y duraban un minuto 20 segundos, teniendo 40 segundos para descansar. Las contracciones eran super dolorosas. No quería epidural pero tuve que pedirla porque era insoportable, y yo aguanto muy bien el dolor. Me pusieron la epidural y se me durmieron las piernas, pero la tripa la sentía totalmente, me subieron la dosis al máximo y seguía sintiendo todo menos las piernas, luego me enteré de que si tienes escoleosis, tienes riesgo de que no funcione la epidural. Estuve 10 horas y no llegué a dilatar más de 9 cm. Parece poco tiempo pero repito, contracciones que me dejaban descansar 40 segundos, con dolor total.
    Los pujos de maravilla, me dijo el marrón que no había visto a nadie empujar tan bien. Pero no cabía mi niño, así que después de dos horas empujando cada 2 minutos, yo ya no podía más y me rendí. Trajeron un montón de gente para ayudarme, primero una enfermera gigante se puso encima para apartarme la tripa mientras yo empujaba, me cortaba la respiración y no podía empujar, luego trajeron una ventosa, me cortaron muy profundo, y sacaron el niño de un tirón, rompiendo su clavícula, estaba casi negro de tanto tiempo que estuvo encajado.

    Mi niño pesó 4,085 kg y tenía un cabezón de 13 cm por eso no valía con una dilatación de 9cm. Estuve 1 mes sin poderme sentar con los puntos, se me abrieron 10 puntos por tener que ir al registro y todo el papeleo que tiene un plazo muy corto.

    Ahora estoy embarazada y expero que me hagan caso con la fecha de mi embarazo, porque mis reglas son muy cortas y estoy embarazada de más tiempo del que dicen los médicos. No quiero que este también esté calificado y le vaya a ocurrir algo por ser más grande de lo que los médicos con sus adivinaciones suponen.

    No puede ser peor, así que no estoy asustada, lo siguiente sería cesárea. Aunque prefiero un parto natural de verdad sin epidural.

  2. Ana 8 mayo, 2018 at 11:57 - Reply

    Pues mi inducción fue penosa, dolorosa y larga. Me provocaron elnparto a las 41 semanas y media por gestacion prolongada. Ingresé a las 8 de la mañana con el utero formado, cerrado y posterior. El primer tratamiento fue un propess o algo así, me provocó dolores insoportables y demasiada dinamica uterina, pero cero dilatación. Afortunadamente el monitor del bebé estaba fenomenal. El segundo dia mi utero seguía cerrado, formado y posterior. El tratamiento fue misofar, o algo así. Las contracciones volvieron a ser insoportables durante todo el día. El tercer día mi utero seguía formado, cerrado y posterior y empezaron con oxitocina. Los dolores horrorosos y la dilatación cero. A las 5 de la tarde me rompieron la bolsa manualmente y empecé a dilatar, llegué a los 3 cm y me pusieron la epidural, pero las contracciones pararon por lo que me hicieron una cesarea a las 12 de la noche porque el monitor estaba haciendo taquicardia. La experiencia fue horrible, aunque afortunadamente mi.bebé nació sano.

  3. Michelle 11 septiembre, 2016 at 20:32 - Reply

    Me toco la experiencia de un parto inducido y fue muy doloroso, perdi el glamur, segun yo no gritaria y si termine con gritos :c me lo indujeron porque rompi aguas y no tenia contracciones ni dilatacion. Mi bebe nacio con la cabeza mallugada y con la clavicula quebrada, peso 3.430 kg. Fue mi primer parto y el ultimo. Todo salio muy bien, mi bebe ya se recupero y a un mes de su nacimiento yo tambien me he recuperado, solo quedan molestias de la episiotomia.

  4. Carolina 11 agosto, 2016 at 06:22 - Reply

    Hola! Mi pregunta va relacionada con la lactancia post induccion. Es cierto q la oxitocina artificial influye negativamente en el comienzo o duracion de la lactancia. Estoy preocupada porque me van a realizar una indiccion proximamente y no me gustaria q por ignorancia afectara la lactancia. Gracias de antemano.

  5. laura 13 julio, 2016 at 19:12 - Reply

    Tuve mi primer parto por induccion a las 42 semanas ingrese al hospital a las 3 de la tarde y me pusieron una pastilla para madurar el cuello asi estuve toda la noche a la mañana siguiente me ponen la oxitoccina y como a los 10 min pido la epidural y todo comenzo alas 8 me rompen la bolsa y empieso a dilatar a las 3 ya tenia los 10 cm y empiezo a sentir mi gorda puchar me revisan y ya esta la cabeza casi de fuera pujo 3 veces enserio solo 3 veces y nace mi Zoe ahora tengo mi segundo parto inducido el proximo martes y estoy de lo mas tranquila esperando que todo vaya igual que el primero .

    • Francis 28 diciembre, 2018 at 15:06 - Reply

      Hola! Veo que esté post tiene ya varios años pero no he encontrado nada sobre la inducción por segunda vez. Me ayudarías contándome tu experiencia en tu segunda inducción en relación con la primera por favor?

      Mi primer parto fue inducido y fue maravilloso y solo quiero ir un poco preparada mentalmente está vez.

      Muchas gracias de antemano.

  6. Virginia 9 mayo, 2016 at 18:12 - Reply

    Mi experiencia es buena!!!rompi aguas a las 7de la tarde y fui al hospital porque no eran limpias…me dijeron q no estaba de parto y q me lo provocaban. Me dieron de cenar alas ocho y a las 9me pusieron oxitocina, a las doce me preguntaron si me dolia y la verdad algo molestaba ya, el problema es q es continuo el dolor casi no hay descanso entre una y otra contraccion. A la una epidural y a partir de ahi nada!!!a las casi ocho me llevaron a paritorio y yo tenia sueño jijiji lo peor q al ser grandote lo sacaron con forceps. Cada parto un mundo

  7. Beatriz 7 octubre, 2015 at 08:20 - Reply

    Mi parto fue inducido porque desarrolle el Sindrome de Hellp,que es una complicacion grave,por eso no podian ponerme epidural,pero a pesar de todo fue un parto muy rapido y pude escoger dar a luz en el suelo,y lo mas importante,despues del susto todo salio genial!! 🙂

  8. Raquel 28 septiembre, 2015 at 16:43 - Reply

    Mi parto fue una inducción y tengo un recuerdo estupendo de él. Fue por una rotura parcial de bolsa, pero no empezaba con contracciones. La primera pastilla de prostaglandinas me la pusieron a las 8 de la tarde y a las 6 de la mañana estaba dilatada de 7 centimetros. Mi bebe nació por via vaginal, sin foceps y una pequeña episio a las 12:30. Tengo muy buen recuerdo del nacimiento de mi hija.
    Cuando me dijeron que me inducirían pensé que la cosa seria larguísima, pero no fue así.
    Lo comparto para animar a aquellas que quizá sientan algo de temor al respecto.

    • Carolina Cortés 28 septiembre, 2015 at 22:15 - Reply

      Gracias a todas por compartir vuestras experiencias. Seguro que son de mucha ayuda para futuras mamás con dudas y miedos. Un abrazo a todas;)

  9. elena 28 septiembre, 2015 at 11:50 - Reply

    (…) como yo deseaba: sin médicos, sin analgesia y sobretodo sin complicaciones. Un parto “a mi bola”, sin casi interferencias (en un hospital ningún parto es 100% perfecto), feliz, con niveles altísimos de la mejor droga del mundo: la oxitocina natural. Solo mi bebé y yo, con ayuda solo de mi marido y una comadrona de “nueva generación”.

  10. elena 28 septiembre, 2015 at 11:10 - Reply

    A mi me indujeron el parto a tocar de la semana 42. Iba en pánico. Tenía mil motivos para desear un parto no intervenido y cuando me anunciaron la inducción perdí la sensación de control y entré en pánico. Llegó el día, entregué el plan de parto que había heco durante el embaraz sin esperanzas de que sirviera de nada. Y después de cruzar la puerta del hospital me sentí agotada de sufrir y me rendí a lo que tuviera que ser. Me pusieron las prostaglandinas y me aseguraron que respetarían todo lo que pudieran de mi plan. Así fue. Supongo que al relajarmela adrealina bajó y dejó fluir la oxitocina. Se desencadenó el parto solo, sin oxitocina sintética. No vi a ningún profesional hasta que a la tarde vinieron a ver como estaba y a monitorizar. Una hora más tarde mi hija nacía

Leave A Comment

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies