Después del parto: ¿tristeza o depresión?

lactancia-materna-mater-training

En el posparto es normal que aparezca una sensación de tristeza, de vacío. Esto, no obstante, no quiere decir que la mujer esté deprimida.

El nacimiento de un hijo lleva a una situación de grandes cambios a nivel físico, psicológico y emocional.

También se producen variaciones hormonales que sumadas al nuevo rol de madre, a las responsabilidades y a los nuevos retos que lleva consigo, hacen que sentirse triste sea comprensible. Por tanto, podemos decir que la tristeza es una emoción que se debe al reajuste a la nueva vida, que no siempre es fácil, pero no estás sola. Es una sensación normal y muy habitual que puede ir acompañada de otras reacciones o síntomas:

  • Llanto
  • Fatiga
  • Complicaciones del sueño
  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Dudas sobre la capacidad de ser madre
  • Sensación de que la maternidad es una responsabilidad demasiado grande
  • Cambios de humor
  • Dificultad para concentrarse  

Estos síntomas en parte se deben también a que la mujer deja de ocupar el lugar central y tiene que pasar a ocuparse del bebé, que es ahora el centro de toda la atención. Todo esto va desapareciendo a medida que va siendo superado por los sentimientos y el deseo de cumplir con la función materna. Normalmente es una situación breve y que habitualmente desaparece sola, pero si estos síntomas llegan a un punto que alteran el nivel normal de funcionamiento, o si aparecen otros síntomas como sentimientos de resentimiento o de rechazo hacia el bebé, es aconsejable pedir ayuda, explicarlo a la pareja y comunicárselo al médico, ya que puede ser que sea más que una tristeza posparto y derive en una depresión, la cual requiere tratamiento inmediato.   La depresión posparto tiene los mismos síntomas que cualquier otra depresión, pero agravada por los cambios en el cuerpo y la nueva responsabilidad como madre.

Los síntomas más significativos de la depresión posparto son:

  • Falta de motivación para ejercer sus nuevas tareas como madre
  • Cambios drásticos en el apetito 
  • Falta continuada de energía
  • Dificultad para dormir o sueño excesivo
  • Pensamientos relacionados con la muerte
  • Sentimiento de culpabilidad
  • Muy baja autoestima
  • Sensación de soledad
  • Desinterés en cuidarse una misma
  • Dificultad para concentrarse y/o problemas severos de memoria
  • Dificultad para relacionarse y establecer vínculos afectivos con el bebé
  • No querer estar a solas con el bebé por miedo a no saber cuidarlo.  

Para no caer en la tristeza posparto y sentirse mejor se recomienda:

  • Salir de casa y divertirse
  • Hacer ejercicio
  • Darse tiempo para llevar a cabo el nuevo rol de madre
  • Acudir a grupos de soporte, de posparto y de lactancia ya que allí habrá más mujeres que se encuentren igual
  • Estar con la pareja y pedirle ayuda o que realice cosas por nosotras en nuestro nuevo rol de padres
  • Descansar y dormir
  • Aceptar ayuda de otros (amigos, familia…)
  • Si se trabaja, disfrutar del trabajo
  • Comer saludablemente
  • Cuidar de ti misma y mímate
  • No pretender conseguir la perfección  

Estar triste después de un parto es algo habitual y no tiene por qué significar tener una depresión. Aparece un desajuste entre lo imaginado o esperado y lo que finalmente supone cumplir con la función materna. Lo importante es hacer una correcta adaptación y asumir el nuevo rol con ayuda y soporte necesario, y de este modo la nueva madre será feliz y podrá cuidar de su bebé.

By | 2017-05-30T11:16:50+02:00 31 marzo, 2014|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies