tap-mocosEl tapón mucoso es un ente misterioso que todo el mundo sabe que existe pero que poca gente sabría describir. Su expulsión genera dudas, miedos, incertidumbres y visitas a Urgencias. ¿Cómo es? ¿Perderlo significa que el parto es inminente? Vamos a hablar de ello.

¿Qué es el famoso tapón mucoso? Se trata de una sustancia entre mucosa y gelatinosa que tiene una misión: como su nombre indica, hace de tapón en el cuello del útero, es decir, es una barrera más que protege al bebé de la entrada de gérmenes.
El tapón mucoso está pegado a las paredes del cuello del útero, el cual es como el cuello de un embudo. En el momento en que el cuello se empieza a acortar y a dilatar, el tapón mucoso cae. Algunas mujeres se lo encontrarán en el papel higiénico al limpiarse, otras en la ropa interior, y otras lo perderán mientras orinan y ni tan solo se percatarán de ello. Algunas lo perderán entero, como en el caso de las imágenes que os mostramos, y otras lo perderán como digo yo por fascículos, es decir a trozos, ya sea en un día o en varios.

¿Cómo es el tapón mucoso? Ya hemos dicho que es de consistencia entre mucosa y gelatinosa… a mí me recuerda a aquellas manos pegajosas que vendían en los quioscos a finales de los años 80, que se enganchaban en la pared, y que se llamaban “Mano Loca”. Suele ser entre transparente y amarillento, aunque al empezar a modificarse el cuello se puede romper algún capilar, mezclándose el tapón con sangre y dando un aspecto similar al de las imágenes que os mostramos, con hebras de sangre.

En la Guía de Parto Mater Training te lo explicamos (y enseñamos) todo sobre el parto. Empieza ahora tu preparación al parto online. Haz clic aquí –> Guía de Parto

tap-mucos-2Pueden surgir dudas para diferenciarlo del líquido amniótico y del flujo vaginal. Cuando se rompe la bolsa amniótica, se pierde líquido claro (o verdoso si las aguas están teñidas de meconio) de forma constante. El tapón mucoso es mucho más consistente. El flujo vaginal al final del embarazo puede ser abundante y de consistencia variable, pero no suele ser tan denso como el tapón mucoso, y siempre es entre transparente y blanco o amarillento. Lo que sí puede ocurrir es que se pierda el tapón justo tras romper aguas.

¿Expulsarlo significa que el parto es inminente? No necesariamente. Del mismo modo que las primeras contracciones pueden aparecer semanas antes del parto. En el momento en que empiezan a aparecer cambios en el cuello del útero se perderá el tapón mucoso. A veces estos cambios se dan el mismo día del parto, pero lo habitual es que se anticipen unos días. También se puede expulsar el tapón tras un tacto vaginal.

¿Es necesario, pues, consultar con el médico? No, no es necesario si solo se trata del tapón mucoso. En cambio, si se pierde antes de las 36 semanas sí que será necesario descartar que el bebé quiera nacer antes de tiempo. Del mismo modo en que si en algún momento la mujer no se siente segura o tiene alguna duda, o si aparecen síntomas de parto.
Una vez expulsado el tapón mucoso se puede hacer una vida normal. ¿Es cierto que no es conveniente bañarse? El bebé sigue estando protegido por la bolsa amniótica, así que la mujer se puede bañar en la bañera de casa o en la playa. Sí que por prudencia es mejor evitar el baño en jacuzzis o piscinas públicas. Las relaciones sexuales tampoco son peligrosas, y de hecho pueden ayudar a activar el motor del parto.

En resumen, el tapón mucoso es una estructura gelatinosa que contribuye a cerrar el cuello del útero. Se pierde con los primeros cambios en el cuello, lo que no significa que el parto sea inminente. No es necesario consultar tras expulsarlo, y se puede hacer una vida normal hasta que se desencadene el trabajo de parto.