Parto vaginal después de cesárea: PVDC

PVDCEn nuestro país la tasa de cesáreas oscila según el centro hospitalario y la región. Encontramos centros con un 20-25%, y otros que llegan hasta un 35% o incluso más. Esto significa muchos partos por cesárea cada año… muchas mujeres que, con una cesárea previa, volverán a quedarse embarazadas y se preguntarán qué ocurrirá en esta ocasión.

¿Se puede parir vaginalmente tras una cesárea? La respuesta es afirmativa. Un 60% de las mujeres con cesárea previa que intenten un parto vaginal conseguirán su objetivo: el llamado PVDC, parto vaginal después de cesárea. Pero… ¿realmente se trata de un parto de riesgo? La respuesta también es afirmativa: al existir una cicatriz en el útero, ésta se puede abrir de nuevo durante el trabajo de parto, provocando complicaciones serias que requieren una actuación médica urgente. Y es que la rotura uterina es el fantasma del PVDC, el fantasma que asusta a las mujeres y que mantiene a los obstetras en alerta.

¿Tan frecuente es la rotura uterina como para crear tanto miedo? Pues no. Ocurre en 3-4 casos de cada 1.000, y en aproximadamente 11 de cada 1.000 si se utiliza oxitocina. Si el riesgo fuese más elevado, quizás se plantearían las cosas de otra forma, pero esta tasa relativamente baja de rotura uterina es asumible si todo transcurre dentro de la normalidad. También es cierto que una cesárea es una intervención quirúrgica que tampoco está exenta de riesgos, y una segunda o tercera cesárea tiene más tasa de complicaciones que la primera. Aun así, el riesgo del PVDC no es nulo, y es por eso que la mujer debe estar dispuesta a parir por vía vaginal. Si prefiere otra cesárea, está en su derecho. Eso sí, debe recibir la información correcta, sin excesivo alarmismo, para poder tomar la decisión que le aporte mayor seguridad.

Un elemento que nos ayuda a pronosticar el éxito del PVDC es si se repiten las condiciones que motivaron la anterior cesárea. Si la situación es totalmente distinta, y el factor que la condicionó ya no está presente, las probabilidades de éxito son mayores. Por ejemplo, si la primera cesárea fue por una presentación de nalgas, y en el segundo embarazo el bebé está de cabeza, la situación ya es distinta. En cambio, si la primera cesárea fue por un problema mecánico de la pelvis, o por una enfermedad crónica de la madre, estos factores seguirán estando presentes en el siguiente embarazo.

Uno de los secretos para conseguir un PVDC es ponerse de parto de forma espontánea. Esto también aumenta las probabilidades de éxito. No es lo mismo llegar al hospital con un cérvix borrado y una dilatación de 4 o 5 centímetros que romper la bolsa de las aguas con un cérvix cerrado y sin contracciones. Aun así, en caso de necesidad, con una cesárea previa se puede realizar una inducción del parto, siendo muy cuidadosos y controlando bien tanto a la madre como al bebé.

¿Cómo controlamos a la mujer que está intentando un PVDC? De entrada, nuestro fantasma es la rotura uterina, que si se produce dará la cara mediante sangrado vaginal, disminución de la presión arterial de la madre, o alteraciones de la frecuencia cardíaca del bebé. A su vez, debemos controlar la frecuencia e intensidad de las contracciones. ¿Qué método nos permite vigilar todo esto? La monitorización materno-fetal, las famosas “correas”, nos dan información sobre el ritmo cardíaco del bebé y sobre las contracciones. Además, controlaremos las constantes vitales de la madre. Así, si surge alguna complicación podremos actuar con celeridad y solucionarla. ¿Es obligatoria la analgesia epidural? Con una cicatriz en el útero las contracciones pueden ser más dolorosas, y a su vez el uso de analgesia permite actuar rápidamente en caso de complicaciones. Aun así, no es imprescindible.

Así pues, un PVDC bien controlado, si todo transcurre sin problemas, es suficientemente seguro como para intentarlo si la mujer lo desea. Sí que se considera un parto de riesgo en cuanto a la necesidad de controles y a la posibilidad de complicaciones, pero ello no implica perder la magia del momento ni convertir el parto en un acto puramente quirúrgico. Y, por supuesto, si no hay ningún problema se puede realizar perfectamente el contacto piel con piel con el bebé desde el momento del nacimiento y un inicio precoz de la lactancia.

El Equipo de MaterTraining

By | 2017-05-30T11:16:49+00:00 30 junio, 2014|7 Comments

About the Author:

7 Comments

  1. Yesica 27 abril, 2018 at 21:32 - Reply

    Yessy conseguiste tu PVDC?
    Yo estoy embarazada con dos cesareas previas…y entre parto y parto habrá 15 meses. Será posible PVD2C?
    Gracias

    • Carolina Cortés 13 mayo, 2018 at 12:39 - Reply

      Hola Yesica, consúltalo con el profesional que te lleva el embarazo.
      Un abrazo

  2. Alexia 9 febrero, 2015 at 20:22 - Reply

    Muy interesante el artículo. Mi deseo era tener un parto vaginal, pero terminó con cesarea por pelvis plana…por lo que veo muy difícil que en un futuro segundo embarazo pueda tener el parto que me gustaría…

  3. Vicky 30 junio, 2014 at 23:20 - Reply

    Yo tuve un pvdc (la primera cesárea fue programada, por nalgas, y el segundo fue parto normal) y salió todo perfecto. Claro que es posible! Aunque era el segundo, hice de primeriza, con epidural, piel con piel, y no me tuvieron que dar ni un solo punto. Muy buen artículo Mater training!

    • Mater Training 1 julio, 2014 at 08:53 - Reply

      Gracias Vicky! Nos alegramos mucho que te guste el artículo y que tuvieras el parto que deseabas. Un saludo

    • Yessy 26 enero, 2018 at 08:37 - Reply

      Hola vicky qué tiempo paso de la cesárea para luego parto vaginal?… agradecería tu respuesta yo tengo 39 semanas de embarazo y tuve cesárea hace un año y 4 meses y quiero parir normal ahora..

      • Karla 15 febrero, 2018 at 09:49 - Reply

        Hola, qué tal? Lograste tu PVDC?

Leave A Comment

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies