diapo 7 xeringa

Como muchos de vosotros sabéis el virus del papiloma es un virus que afecta a la mujer sobretodo en la edad fértil.  La infección por el virus es muy frecuente ya que hasta el 90 % de las mujeres en esta etapa está en algún momento en contacto con él, pero sólo un 10 % de éstas desarrollan algún problema.

Dicho esto, es frecuente encontrar pacientes portadoras del virus que se queden embarazadas o que busquen embarazo.

¿Qué ocurre si se contrae la infección durante el embarazo? ¿Me puedo quedar embarazada si tengo el virus del papiloma humano? ¿Le puede afectar al feto la infección por el virus?

Estas son algunas de las muchas preguntas que nos encontramos en la consulta en relación a la posible infección por el virus del papiloma humano.

Hagamos primero una introducción del tema y veamos cómo resolvemos estas dudas y alguna más.

El virus del papiloma humano (VPH) es un virus de transmisión sexual que afecta a las mucosas y a la piel. Existen muchos tipos diferentes de virus. Los hay totalmente inofensivos mientras que otros pueden producir diferentes tipos de problemas.

Un grupo de VPH son los responsables de la aparición de condilomas o verrugas genitales.

Otros  tienen capacidad de producir lesiones premalignas que pueden ser el origen del cáncer de cuello de útero.

La transmisión es sexual, por contacto directo, el uso de preservativo disminuye la posibilidad de transmisión pero no la evita al 100 %. Sin embargo sigue  siendo la única manera de evitar el contagio.

Una vez que se contrae el virus sólo el 10 % de mujeres van a manifestar un problema,

ya sean verrugas genitales (condilomas) o  una citología alterada.

Y en un porcentaje de casos muy alto la paciente se cura al 100 % sin secuelas y sin enfermedad.

Los condilomas se tratan con pomadas o extirpándolos. Pueden reaparecer, pero en principio no provocan grandes problemas.

Si aparecen en el embarazo se extirpan con el objetivo de que en el momento del parto no haya ninguna lesión en la vulva y minimizar el riesgo de contagio del bebé en el parto. Pero sólo se haría una cesárea en el caso de muchos condilomas o estos fueran muy grandes. Esto sólo ocurre en contadas ocasiones.

En una mujer no embarazada si lo que tenemos son alteraciones de alto grado en la citología realizaremos una conización, que consiste en recortar la parte afectada del cuello del útero y así evitar que las lesiones puedan progresar.

IMG_6554En el caso de que las lesiones sean de nivel leve, sólo se realizan controles ya que lo más probable es que desaparezcan espontáneamente.

En caso de estar embarazada y tener una lesión grave, la cirugía se realizará después del parto. Si la lesión es leve se harán los controles oportunos mediante citología sin ningún problema respecto al embarazo.

Por este motivo cuando una mujer comienza a buscar embarazo se le recomienda realizar una revisión rutinaria ginecológica con una citología si no la tiene hecha recientemente.

Si tiene una lesión grave, se realizará tratamiento antes de quedarse embarazada y si es leve seguirá los controles oportunos sin que el embarazo esté desaconsejado. En condiciones normales no se han observado casos de transmisión del virus de la madre al feto sin presencia de condilomas.

Por otro lado existen vacunas que protegen del contagio del VPH tanto para evitar el cáncer de útero cómo la aparición de condilomas. Vuestro ginecólogo os informarán sobre este tema.

Si tenéis más dudas acerca del tema no dudéis en contactar con nosotras a través del correo electrónico de Matertraining : info@matertraining.com

home-rebajas2016-matertraining