CONSULTA PRECONCEPCIONAL

La semana pasada hicimos una entrada de blog sobre el virus del papiloma humano. Hemos recibido muchas consultas al respecto y nos ha gustado generar tanto interés. Muchas de las preguntas que hemos recibido han sido sobre el virus del herpes y su posible riesgo para el embarazo o el feto.  Por este motivo hemos decidido cambiar la programación del blog y dedicar la entrada de esta semana a este tema.

El virus del herpes puede ser de dos tipos: el tipo I que es el que podemos observar en la cara pero sobretodo en los labios; y el tipo II que es el genital.

Por lo general el tipo I no aparece a nivel genital y el II tampoco a nivel labial, pero ya sabéis que en cuanto a la salud no podemos ni  hablar de “nunca” ni de “siempre”.

La afectación que nos interesa es la genital, ya que puede afectar de alguna manera al transcurso del embarazo. La presencia de herpes labial o facial en aquellas mujeres que ya sean propensas puede ser habitual en el embarazo, ya que se produce un cambio en el sistema inmunitario con “bajada de defensas”. La aparición de estas lesiones no es preocupante, ya que no n afectan al embarazo ni producen complicaciones en recién nacido. El tratamiento más efectivo es la aplicación de alcohol local, reservando los medicamentos antivirales (cremas o pastillas) para los casos muy aparatosos.

Si la afectación es genital la cosa cambia. Si en el momento del parto la futura madre presenta lesiones activas de herpes genital será necesario realizar una cesárea con el fin de minimizar la posible transmisión del virus al recién nacido (con las consecuentes complicaciones que esto podría tener). Por este motivo es necesario tratar las lesiones compatibles con herpes genital aún estando embarazada con un doble objetivo: por un lado hacer desaparecer las lesiones, y por lo tanto el dolor y la molestia que producen, y por el otro evitar la presencia de lesiones en el momento del parto y así no tener realizar una cesárea sólo por ese motivo.

Por supuesto y como siempre os decimos, será vuestro ginecó[email protected] quien decida cómo tratar y cómo actuar en cada situación. Pero si tenéis más dudas al respecto no dudéis en consultarnos.

home-rebajas2016-matertraining